¿Automático o cuarzo?

Cuando estamos en la labor de investigar y conocer un poco más de información de nuestro próximo guardatiempos, es importante tener claro el tipo de reloj que va de acuerdo a nuestra personalidad, así como las complicaciones que son importantes para nosotros. Claro, el presupuesto también es una variable a considerar, ya que dependiendo de las características, cada reloj supone una inversión diferente.

Orient Ray II Sports Divers Day Date 200m
Orient Ray II Sports Divers Day Date 200m


Si eres una persona fascinada por la maravilla mecánica que supone que un reloj funcione gracias al movimiento de tu muñeca, probablemente un automático sea tu elección. Los relojes automáticos no necesitan baterías para funcionar, ya que cuentan con una masa oscilante que gira dentro del mecanismo, aportando energía a una espiral que se contrae y se libera para dar marcha al reloj. La precisión de los relojes automáticos, al ser máquinas afectadas por la temperatura, movimiento, posición y otras variables, es menor que la de un movimiento de cuarzo, aunque hay diversos rangos de precisión dependiendo de cada tipo de movimiento automático.


Por otro lado, los movimientos de cuarzo, son alimentados por una batería. Están creados con una serie de componentes electrónicos y mecánicos que en conjunto aportan un mayor nivel de precisión a un costo más accesible. Claro, cuando se agota la batería, hay que ir con nuestro relojero de confianza a poner una nueva.

En resumen, si buscas funcionalidad y practicidad, en un reloj preciso y accesible, probablemente un movimiento de cuarzo sería más apropiado para ti. Por otro lado, si valoras la sinergia de decenas de componentes mecánicos, trabajando en conjunto gracias al movimiento para darte la hora y otras funciones, con la pureza de una obra de arte clásica, un automático será una excelente opción. Éstos suelen ser un poco menos accesibles que los cuarzos, ya que son ensamblados a mano y requieren una mayor atención en el proceso de fabricación, sin embargo, muchas marcas ofrecen modelos accesibles y con una relación calidad-precio fantástica.

¿Qué es un movimiento de manufactura?

Para los aficionados de la relojería en todo el mundo la palabra manufactura es común, y en este apasionante mundo de los guardatiempos, supone exclusividad.

Desde hace décadas, los relojes han evolucionado de manera constante, tanto en diseño como en forma y claro, en sus movimientos. Después de la crisis de los relojes mecánicos por el fuerte y popular surgimiento del cuarzo en los años setenta, durante los años noventa, los movimientos mecánicos volvieron a tomar un protagonismo estelar. Las marcas entendieron la mística que el entusiasta buscaba en un movimiento mecánico y empezaron a producir modelos nuevamente con calibres mecánicos, dando mayor protagonismo a los mecanismos automáticos.

Cuando nos referimos a calibre de “manufactura”, se supone que todos los elementos del movimiento del reloj, son producidos por la marca de manera interna o “in house”. Existen empresas dedicadas únicamente a la fabricación de movimientos en serie, que a su vez venden a diversas marcas para sus relojes. En ocasiones éste tipo de movimientos son modificados o decorados de acuerdo a las instrucciones de la marca que incorpora los mecanismos en sus relojes. Un claro ejemplo, y probablemente el más conocido mundialmente es la empresa ETA, cuyos movimientos se pueden encontrar en un mar de modelos de marcas como Longines, Tag Heuer, Breitling, Omega y muchas más de varias escalas de precio. Esto no quiere decir que dichas marcas no tengan calibres de manufactura, sino que muchos de sus modelos utilizan calibres producidos por otras empresas, aunque algunos cuentan con un calibre producido internamente por la marca; generalmente, éstos modelos in house, pertenecen a las gamas más altas o exclusivas de dicha marca.

En Japón hay una óptica distinta detrás del desarrollo de cada reloj. En el caso de Orient, todos los movimientos de la marca son de manufactura propia, desarrollados in house en el archipiélago japonés, por lo que ésta exclusiva característica está presente en toda la familia de modelos de la marca sin importar el tipo de calibre: mecánico (de cuerda), automático, cuarzo, solar y radio controlado.

Así que ya lo sabes, si tienes un Orient, tienes un reloj confiable y de gran calidad, con movimiento de manufactura, ¡así que a disfrutar de cada segundo al máximo!